Reina Isabel I de Inglaterra, traductora nativa vitalicia


Hay traductores que lo hacen por dinero (asalariados o autónomos); hay gente que lo hace gratuito (para amigos, familiares, ONG, amor a la literatura, etc.); hay personas que lo hacen para su propio mejoramiento, tal vez como una ayuda para aprender un idioma; y luego están aquellos que lo hacen por puro placer, tal vez para jugar un juego de palabras desafiante como el Scrabble.

Cuando tenía once años Querida Lady Elizabeth, la futura Reina Isabel de Inglaterraquien tradujo un largo poema religioso francés en 1544 como regalo a su madre Catalina Parr, esposa de Enrique VIII, evidentemente relacionado con el gratuito categoría.

Sin embargo, también puede haberlo hecho como un juego intelectual inspirado en su educación renacentista. en nuestro papel La traducción como habilidad nativa mencionamos niños que se mudaban entre sus padres a pesar de que sabían que se entendían sin ayuda.

Aquí hay un extracto de una publicación anterior en este blog sobre Elizabeth como traductora:

«[The French poem] L’âme pecheresse fue solo el comienzo del amor de toda la vida de Elizabeth por la traducción. Debe haber disfrutado haciéndolo, por sí misma o por el prestigio que le dio en la cultura en la que fue educada. La traducción fue un aspecto importante de la cultura renacentista y su valor fue reconocido con justicia. Era una políglota impresionante que sabía latín, francés, italiano y español. Durante las siguientes cuatro décadas, en medio de los turbulentos asuntos de su reinado, hizo una gran cantidad de traducciones.
«Incluyen sus versiones de epístolas de Cicerón y Sénecaescritos religiosos de Juan Calvino y horacioy Ars poéticaasí como el de Isabel [own] latín sentenciasbasado en varias fuentes, en las responsabilidades de la soberana y en su propia visión de la monarquía”. Para conseguir el trabajo, aplica Isabel en el cuadro de búsqueda de la derecha.

Ahora ha salido a la luz inesperadamente otro documento que refuerza lo anterior. El descubrimiento es el resultado de un inteligente trabajo de detective.

«Se ha descubierto un manuscrito escrito por la reina Isabel I tras más de un siglo de confinamiento.
“Historia literaria [John-Mark Philo] de la Universidad de East Anglia que hizo el sorprendente descubrimiento i Biblioteca del Palacio de Lambeth en Londres. [Lambeth Palace is the London residence of the Archbishop of Canterbury,]
“Le dio la vuelta al detective para juntar una serie de pistas para descubrir que la reina era la autora de los escritos.
“La obra es una traducción de un libro que contiene el historiador romano Tácito ella escribió sobre las ventajas del gobierno monárquico». El trabajo de detective quería analizar la letra «sucia» de Elizabeth e incluso su carta privada.

«Philo notó que las marcas de agua en el papel usado para la traducción, un león rampante y las iniciales GB, con una cooperación de ballesta, eran las que se usaron para la correspondencia privada y las traducciones de la reina. Pero solo había un traductor en la corte. a finales del siglo XVI se sabe que existen traducciones de alguno de Tácito Anales: la propia reina, que tiene su contemporáneo Juan Clapham ´[historian and poet] una descripción del placer que obtenía al leer las mejores y más sabias historias, y algunas de las obras de Tácito Anales ella misma recurrió al inglés para su práctica privada’”.

Es posible que haya hecho la traducción de Tácito en parte a partir de sus propias enseñanzas. Pero difícilmente podemos escapar a la conclusión de que es una prueba más de cómo, desde la juventud hasta la vejez, Disfrutar transfiriendo

Fuentes

John-Mark Philo. Traducción de Isabel I de Tácito: Lambeth Palace Library, MS 683. Revisión de estudios ingleses29 de noviembre de 2019, https://doi.org/10.1093/res/hgz112

Alison Inundación. Una escritura oscura revela al traductor misterioso: la reina Isabel I. El guardián29 de noviembre de 2019.

Janet Mueller y Joshua Scodel (editores). Isabel I: Traducciones, 1544-1589. Prensa de la Universidad de Chicago, 2009.